Archivo de la etiqueta: procedimiento administrativo

El PIN 24 horas de la Agencia Tributaria

cartel_pin_24h_es_esDesde el pasado 1 de enero de 2014 está en funcionamiento el llamado PIN 24 horas de la Agencia Tributaria que sirve para poder presentar declaraciones fiscales y realizar otros trámites por internet sin necesidad de tener certificado digital.

Con esto se pretende simplificar la utilización de los medios telemáticos para hacerlo más accesible a las contribuyentes, sobre todo ahora que se han ampliado los supuestos en lo que es obligatoria la presentación telemática de declaraciones para autónomos.

Voy a explicar brevemente en este artículo sus características principales, cómo obtenerlo y en qué casos se puede utilizar.

Podría decirse que El “PIN 24 horas” es una especie de certificado digital de duración limitada (realmente un sistema de firma no avanzada con clave de acceso). Su duración es aproximadamente de 24 horas de ahí su nombre, aunque realmente caduca a las 2 de la mañana del día siguiente a su solicitud. De este modo, si queremos presentar una declaración tributaria solicitaremos un PIN 24H y durante el tiempo que lo tengamos activado podremos enviar nuestras declaraciones con la misma validez que si utilizáramos un certificado digital de firma avanzada. Una vez transcurrido su plazo de validez, dejará de estar activo y ya no podrá volver a utilizarse. Si quisiéramos presentar más declaraciones deberíamos solicitar uno nuevo.

En cuanto a su utilización, en la página web de la agencia tributaria se ha habilitado un botón de acceso a los servicios del PIN 24H, desde donde podremos realizar todas las gestiones relativas al mismo.

REGISTRO.

Para poder utilizar este sistema es necesario que previamente nos hayamos registrado en la Agencia Tributaria. El registro se realiza una sola vez y una vez hecho estaremos habilitados para solicitar los códigos PIN 24H siempre que los necesitemos.

Hay tres formas de registrarse: La primera es acudiendo en persona a cualquier oficina de la Agencia Tributaria; la segunda, para el caso de que tengamos certificado digital, sería acceder con el mismo al apartado habilitado en la propia web de la Agencia para realizar el registro: Registro, renuncia y modificación de datos con certificado. Y por último, si no disponemos de certificado digital ni queremos desplazarnos a ninguna oficina de la Agencia Tributaria, podemos registrarnos introduciendo un código seguro de verificación que podemos solicitar que nos remitan por correo ordinario a nuestro domicilio mediante una carta de invitación de la Agencia Tributaria y una vez que tengamos ese código CSV, accederemos a la opción Registro con código seguro de verificación de la página web, donde durante el proceso de registro nos lo solicitarán.

En el registro deberemos comunicar un número de teléfono móvil puesto que será necesario para obtener posteriormente los códigos PIN.

OBTENCIÓN DEL PIN 24H.

Una vez que nos hemos registrado, ya podremos solicitar un PIN cuando necesitemos presentar una declaración o realizar algún otro trámite de los que se puedan realizar con el mismo, que se prevé que con el tiempo se vayan aumentando.

Para solicitar el PIN 24H debemos entrar en la pagina web de la Agencia Tributaria, pincharemos en el apartado habilitado al efecto: “Obtención del PIN“, donde nos pedirán que introduzcamos nuestro DNI, fecha de caducidad del DNI y pondremos una clave de acceso de cuatro caracteres que nosotros elijamos. Validaremos estos datos y la Agencia Tributaria nos enviará un PIN al teléfono móvil que pusimos cuando hicimos el registro. De este modo el código de acceso para enviar la declaración estará formado por nuestra clave de 4 caracteres más el PIN que nos ha enviado la Agencia Tributaria al móvil.

De momento su utilización está limitada exclusivamente a las personas físicas. Las sociedades no pueden utilizar este sistema de presentación de declaraciones.

Otra característica importante a reseñar es que el PIN 24 horas no es incompatible con tener un certificado digital, podemos tener ambos y utilizarlos según nuestras necesidades en cada caso, un ejemplo es que el PIN 24H goza de la ventaja de poder utilizarse no sólo en ordenadores sino también con tablets y smartphones, con lo que según el lugar en que nos encontremos o nuestra disponibilidad podremos utilizarlo si no disponemos de acceso a nuestro certificado digital. Mi consejo en cualquier caso sería el de tener ambas opciones disponibles.

Aquí dejo enlaces a los folletos informativos que la propia Agencia Tributaria ha puesto en su página web detallando el funcionamiento de este sistema que creo que no tardará en extenderse tanto en su uso como en el de los trámites que se van a poder realizar con el mismo. De momento pasará su primer examen importante con la próxima campaña de declaración de la renta. Estaremos atentos a las estadísticas para ver si realmente obtiene los resultados esperados.

Rectificación de errores en las declaraciones de Renta presentadas. Declaraciones complementarias.

Hoy voy a comentar cómo debemos actuar en el caso de que hayamos presentado una declaración de la renta y con posterioridad comprobamos que se ha producido un error y por tanto es necesario rectificarla.

Los motivos pueden ser muy variados: se ha rellenado mal el impreso de la declaración produciéndose un error en alguna cifra, se ha incluido indebidamente o bien se ha omitido un dato en la declaración, así como cualquier otra circunstancia que ha provocado que la declaración presentada ofrece un resultado erróneo y lo hemos detectado antes de que lo haya hecho la Agencia Tributaria.

Existen mecanismos para corregir esos errores, pero van a ser distintos en función de si con la declaración presentada se ha producido un perjuicio para la Administración o bien el perjuicio ha sido para el declarante.

A) Casos en los que con la declaración presentada ha resultado perjudicada la Administración.

Si el error en la declaración ha hecho que ingresemos una cifra menor de la que correspondía o bien que la cantidad cuya devolución hemos solicitado sea mayor de la que realmente correspondía devolver, o incluso que hayamos solicitado una devolución cuando la declaración debía haber sido a ingresar, en todos estos casos el modo de corregirlo es presentar una declaración complementaria corrigiendo ese error. 

En la página 2 del modelo de declaración (100) viene un apartado específico para las declaraciones complementarias en las que habrá que marcar la casilla correspondiente a nuestro caso particular.

Si como consecuencia de esta declaración complementaria resultara una cantidad a pagar, habría que realizar el ingreso correspondiente. En caso de que supusiera un menor importe de la devolución anteriormente solicitada, si la Agencia Tributaria ya hubiera realizado la devolución, habría que devolver el exceso cobrado haciendo el ingreso a favor de la Agencia Tributar y si por contra aún estuviera pendiente la devolución, habría que marcar la casilla correspondiente en el modelo de la declaración (en el año 2012 es la casilla 123) y esperar a que se produzca la devolución por parte de la Administración de la cantidad correcta rectificada.

B) Casos en los que con la declaración presentada el perjudicado ha resultado ser el propio declarante.

Se trata de aquellos supuestos en los que resulta a pagar una cantidad inferior a la que se ha ingresado y también los casos en los que corresponda una devolución mayor a la solicitada: bien porque no se ha aplicado una deducción que correspondía, bien porque se ha omitido incluir algún gasto deducible o simplemente porque se ha producido un simple error a la hora de incluir una cifra indebida en la declaración.

En todos estos casos no habrá que presentar ninguna declaración complementaria. Lo que hay que hacer es presentar un escrito dirigido a la Agencia Tributaria solicitando la rectificación de la declaración. Con esta solicitud se inicia un procedimiento de gestión para la rectificación de la autoliquidación que viene regulado en el artículo 120.3 de la Ley General Tributaria y en los artículos 126 y siguientes del Real Decreto 1065/2007 por el que se aprueba el Reglamento General de las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos.

Una vez que la Administración ha estudiado nuestra solicitud, incluso aportando la documentación que sea precisa, se redactará una propuesta de liquidación y se ofrecerá un plazo para hacer alegaciones. Finalmente el procedimiento debe finalizar con una resolución estimando o no nuestra solicitud. Si se estima, aunque sea parcialmente y se ha modificado la cuantía de la deuda (ya sea a ingresar o a devolver), la resolución irá acompañada de una liquidación provisional.

Podría darse el caso de que la Administración no notificara expresamente  ninguna resolución. En este caso transcurridos seis meses desde que se presentó la solicitud de rectificación, podrá entenderse que la misma se ha desestimado.

Es importante reseñar que si en último término resultara una cantidad a devolver por parte de la Administración, ésta deberá abonar además de la cantidad principal, los intereses de demora que en su caso pudieran corresponder. Esto último sucederá si han transcurrido seis meses sin que se hubiera ordenado el pago por causa imputable a la Administración tributaria. El cómputo de ese plazo de seis meses comenzará desde la finalización del plazo para presentar la declaración (que por ejemplo en el caso de la renta de 2012 es el 1 de julio de 2013) o si éste ya hubiera transcurrido, desde la presentación de la solicitud de rectificación.

Hay un supuesto en el que no será posible instar la rectificación y es cuando previamente la Administración ha iniciado un procedimiento de comprobación o investigación que incluyera la obligación tributaria cuya rectificación queremos instar, puesto que en ese caso la posible rectificación que se tuviera que producir se dirimiría dentro de ese procedimiento abierto. Por el mismo motivo, si después de presentar nosotros nuestra solicitud la Administración iniciara un procedimiento de comprobación o investigación que incluyera esa obligación tributaria, el procedimiento de rectificación finalizaría con la comunicación del inicio del otro procedimiento.

Por lo tanto, a  modo de resumen, si queremos que se rectifique una declaración de renta ya presentada habrá que distinguir si con la declaración inicial que presentamos se produjo un perjuicio para la Administración o para el contribuyente. En el primer caso tendremos que presentar una declaración complementaria y en el segundo tendremos que instar por escrito un procedimiento de rectificación ante la Administración tributaria.